CAPITAL DEL DESIERTO

cargando mapa - por favor, espere...

Hogar José Antonio: 41.634600, -0.892732
Imprenta Octavio y Félez: 41.647860, -0.883963
Casino El Paso: 41.645927, -0.868979
Calle Jaime Herrerín: 41.644961, -0.868146
Café Ambos Mundos: 41.649101, -0.884131
Café La Espiga: 41.650347, -0.882071
Fuente de La Samaritana (Pza. de las Catedrales): 41.655550, -0.876440
Antigua Iglesia de Cristo Rey: 41.646314, -0.866142
Bloque de Viviendas Casta Álvarez: 41.645761, -0.867366
Campos de Valdespartera: 41.615562, -0.940891
Peluquería Castán: 41.646574, -0.868087
Calle Rusiñol: 41.646135, -0.868796
Teatro Argensola: 41.650303, -0.882697
Cine Dorado: 41.650701, -0.882488
Grupo Girón: 41.647653, -0.858762
Grupo Girón: 41.647653, -0.858762

capital del desierto

CAPITAL DEL DESIERTO
Jorge Sanz Barajas
Editorial: Sibirana
Año de edición: 2016
Páginas: 331

btn_comprar

Acaba el verano de 1958. El barrio de Las Fuentes, en Zaragoza, crece a golpe de especulación: las viviendas del grupo Girón y las del grupo Casta Álvarez aparecen de la nada junto a las viejas casitas de Rusiñol y Figueras, las de Escoriaza, las casas baratas de Montemolín, el Matadero Municipal, la parroquia de Cristo Rey, los campos de Racaud, una línea de tranvía… Zaragoza capital del desierto, crece a golpe de ladrillo.

Hay un puñado de hombres y mujeres con algo en común: han sufrido la pérdida, tienen buena memoria y viven mirando al pasado en una vida teñida de claroscuro. Unos perdieron la guerra, otros viven confundidos ante una victoria que se les antoja vacía, caballeros mutilados de la guerra de España, voluntarios en Rusia que dejaron atrás algo más que el futuro, gente común que sigue mirando con rabia un tiempo que se les fue de las manos gente sin más presente que trabajar, sin sueños.

Pero algo llega para cambiarlo todo de repente, como un fogonazo de viento y luz bate los cristales y corre los visillos: a principios de octubre, Gina Lollobrigida y Tyrone Power van a rodar para King Vidor “Salomon y la Reina de Saba” en Valdespartera. El cine, única ventana por la que podían ver el mundo, se convierte por unos días como por arte de magia en una puerta. Para unos, el rodaje será un soplo de color e ilusión; para otros, el escenario perfecto para la venganza. Lo que salga por esa puerta, quizá no vuelva a entrar.